alter adicciones barcelona

Rendirse para ganar

Desde pequeño me enseñaron que nunca había que rendirse, que era de cobardes, de perdedores, luchar era una virtud y rendirse una humillación. En la escuela, entre mis hermanos, en el deporte, con los amigos, en el trabajo, con las chicas, con las carreras, con la competencia, ….  Nunca habías de rendirte, si lo hacías,…